miércoles, 8 de junio de 2011

LAS PRIMERAS RADIO ESTACIONES DEL ECUADOR

En este segmento vamos a ver como se fundaron las primeras estaciones radiales en el país, considerando las complicaciones que tenían y el alcance en sus inicios. Además de cómo influyeron para las siguientes estaciones.

RADIO ESTACIÓN EL PRADO
45.31 m.

Como ya lo hemos visto, la estación riobambeña, El Prado fue la primera estación radial que se estableció en el país, pero como se dio inicio a esta radio. Carlos Cordovez Borja, un ingeniero electrónico, graduado en la Universidad de Yale, a finales de 1924 instaló un transmisor de 100 w. En un inicio sólo era utilizado para tener un contacto con otros radioaficionados, pero con el tiempo lo utilizaría para algo más provechoso. Cordovez ya tenía una idea para ampliar el alcance de su radio, es por esto que les plantea a Rafael Muller, Luis Avilés Leonardo Ponce y al jesuita Carlos Almeida a que integraran un club de comunicadores independientes.

Con todo esto, Cordovez instaló su radio en la fábrica de tejidos El Prado y comenzó las emisiones de prueba, perfeccionándolas en 1925. La emisiones se producían a través de un transmisor de 25 w. en transformador y 5 w. en antena que operaba en 60 m. La razón fue que en el colegio San Felipe se realizaba un certamen de física en conmemoración del centenario de la Batalla del Tarqui y Cordovez quería demostrar el alcance de su radio, para lo que adaptó un transmisor con potencia menor a 1Kw. En ese entonces no se conocían los rectificadores con filtro.

Tuvo que pasar 4 años, para que el jueves 13 de junio de 1929, a las nueve de la noche, Radio Estación El Prado de Riobamba inicia oficialmente sus transmisiones radiales. Como en el Ecuador no había otras radiodifusoras con la misma potencia, las noches de los jueves eran totalmente copadas por la radioaudiencia riobambeña y del exterior, como anécdota Radio El Prado era muy sintonizada hasta la ciudad de Panamá y estuvo presente en la transmisión de la muerte de Carlos Gardel, como el enlace de una emisora colombiana, para otra en Buenos Aires. Fue pionera en la grabación de discos de aluminio y no era una radio comercial.

HCJB LA VOZ DE LOS ANDES
690 Kc. AM.
89.3 FM Stéreo


Ondas Internacionales
13, 16, 19, 25 y 49 m.
Esta radio fue instala en Quito por misioneros estadounidenses para difundir su labor evangelizadora. Los fundadores dejaron sus nombres en la historia nacional: Roberto y David Clark y sus esposas, Clarence Jones, Ruben Larson y Pablo Young. Jones y Larson escogieron a Quito por su situación geográfica e instalaron un transmisor de 250 w. Ya para el 13 de agosto de 1930 ya tenía la licencia de operación por 25 años firmado por Isidro Ayora y ratificada por el Congreso Nacional y desde un corral de ovejas de la Quinta Corston el 31 de diciembre de 1931 lanzaron su primer mensaje como “La voz de Quito”, el cual duró una hora; y después la llamaron “La voz de los Andes”.

En Quito apenas seis transmisores los escuchaban, pero eran una de las emisoras misioneras más escuchadas. Tenían varios programas, inclusive uno transmitido en quichua a cargo de Carmen Ochoa, también tenían programas en inglés, sueco (1941) y ruso (1944). Arroyo de Rio 4 años después inauguró un transmisor de 10000w. También hay otro dato el cual dice que en 1955 se instaló en el Hospital Vozandes de Quito, en sonde celebra sus bodas de plata y el Municipio condecoró a la emisora con la medalla Sebastián de Benalcázar, mientras se elevaba la potencia a 50000 w. HCJB junto a la radio Gran Colombia fueron las primeras en utilizar grabadoras de alambre y de discos de dos brazos (uno para grabar y otro para reproducir el sonido a base de un tornillo sin fin sobre matices de aluminio y acetato).

En 1959 ya tenía una potencia combinada de 120000 w mientras iniciaba emisiones HCJVTV y el 8 de enero de 1968, Otto Arosemena inauguró el transmisor de 100000 w.



EMISORA DEL ESTADO
640 kc.
4940 kc.


La primera emisora del Estado fue la experimental HC1DR aproximadamente en 1929. Sus siglas HC las internacionalmente asignadas al Ecuador, 1 indicaban su carácter experimental y DR por Dirección de Radio. Construida por César Semante y Victoriano Salvador con material recogido entre los radioaficionados de Quito, lograba una potencia mayor a 15 w. y fue instalada en el antiguo Coliseo de San Blas. En 1935 el encargado del poder Antonio Pons ordenó su clausura, reabriéndola sólo para emisiones especiales.

HC1DR se transformó en HCK cuando el Estado adquirió en 1932 un transmisor Collins de 250 w. para onda media en los 5350kc 49 m. de alto. En ella se narraron los primeros partidos de fútbol en el Arbolito. Los transmisores situados en la antigua Quinta presidencial, actual Fiscalía General del Estado (Ex Embajada de Estados Unidos), disponía de una antena de 32 m. de alto.

Después de la separación de Ávila en 1934 de HCK, en 1940 se registra la reinauguración con asistencia de Dr. Andrés Córdova, encargado del Poder. En ese momento la emisora estaba equipada con tres micrófonos que funcionaban automáticamente. La antena de sistema “flieders” está dirigida de Norte a Sur. La emisora funciona en onda corta de 5885 kc. Equivalente a 50.98 m. y su potencia de salida de la antena es de 500 w. El propósito del gobierno ecuatoriano fue mantener un medio de comunicación directo con el pueblo y difundir en el exterior, aunque en forma limitada, las manifestaciones artísticas y culturales de la patria.

Cabe recalcar que esta emisora era financiada con fondos del Fisco y será la única de carácter nacional, aquí debe prohibirse el uso de esa denominación a empresas particulares. Caso concreto, el de Radio Nacional Espejo, que debiera llamarse simplemente Radio Espejo.

En diciembre de 1960 el Secretario firmaba el contrato por 100000 sucres con Al Horvath. Entre los temas acápites técnicos constaba la necesidad de colocar dos equipos de onda corta y larga con 10000w. de salida cada uno, pudiendo ser ampliada hasta 50000 0 100000w. En 1969 se elevó la potencia a 10 kw en los 60 m y al año siguiente los estudios se trasladaron a las calles Foch y 6 de Diciembre.

Durante la Junta Militar, la emisora transmitía numerosos eventos provinciales, mientras que la Asociación Sindical de Artistas de Pichincha (ASAP) protestó porque no se pagaban regalías y mermaban su trabajo. En 1970, Velasco Ibarra mandó a reparar los equipos existentes, provisión e instalación de un transmisor de hasta 3 Kw.cde potencia de entrada de onda corta con su respectiva antena, y un circuito de enlace de estudios con transmisores de frecuencia modulada con potencia de hasta 50 w, así como comitor cristalizado de retransmisiones.

Como es una emisora del gobierno, no estuvo exenta de ataques. El primero que se registro fue el sábado 3 de octubre de 1970, donde colocaron dinamita en las antenas de transmisión y los daños se avaluaron en miles de sucres. También el 10 de agosto de 1984, una chica entregó un cassete de Eduardo Zurita al operador Manuel Bastidas. La grabación contenía un mensaje del grupo ¡Alfaro vive, carajo! En éste mensaje se ofrecía combatir al gobierno que recién se posesionaba, o sea contra León Febres Cordero. Él mismo en 1985 promulgó el reglamento que incluía las funciones de la emisora entre las que incluía “Organizar, dirigir, controlar y supervisar el funcionamiento interno de la sección de información, técnicos y administrativos del Sistema de Radio Nacional (…)”

RADIO EL PALOMAR
HC1PM
1310 Kc.

Se creó aproximadamente en 1934 por sugerencias del Ing. Carlos Cordovez (fundador de Radio El Prado), pero el 22 de abril de 1935 es cuando el Estado firmó un contrato con el Sr. Leonardo Ponce Pozo para que instalara una emisora en Quito, la que funcionó hasta 1948. El Palomar tuvo inicialmente 100 w de potencia pero cuando dejó de funcionar contaba con 350w. Su horario también varió de lunes, miércoles y viernes de 18 a 22 horas a todos los días de la semana.

Ponce era un católico y comprendió que HCJB era una emisora protestante, así que El Palomar no tardó en conectar los estudios de la Compañía y San Francisco, a la vez que transmitía eventos netamente católicos con gente que conocía del tema. A pesar de todo esto, El Palomar y HCJB tuvieron una buena relación.

Posiblemente y cuando ya existían varias emisoras en 1948 en franca competencia; El Palomar que no fue creada para rivalizar en el mercado comercial no quizo ingresar al juego y cerró sus audiciones. Ponce creyó haber cumplido a cabalidad con su cometido y utilizó su transmisor para los contactos amigables con radioaficionados.

RADIO BOLIVAR
HCBT 258 m. 1160 Kc.
HCBS onda larga 886 Kc
.
HCBT onda corta 4770 Kc.
96.5 FM


El Teatro Bolívar se inauguró el 16 de abril de 1933 y Radio Bolívar “la voz de la libertad” comenzó sus labores el 11 de marzo de 1936, con un equipo construido por el ingeniero Victoriano Salvador. Su propietario Manuel Mantilla Mata la instaló en una de las torres del teatro y mantuvo una programación musical de gran categoría con óperas, coros, música clásica y de ballet, además de prestaciones con artistas nacionales.

La emisora sólo publicaba las películas que exhibía del Circuito del Teatro Bolívar y la música que transmitía era tomada directamente de la proyección de las películas: revistas musicales americanas, operetas alemanas y zarzuelas españolas. La nítida señal provenía de un transmisor RCA adquirido en 22000 sucres, posterior al Collins que reemplazó al construido por el ingeniero Salvador. Un día Mantilla preparó viaje a Cuenca y como no quizo separarse de su emisora, la llevó consigo. Empacó el transmisor Collins y se marchó al Azuay donde permaneció una corta temporada. Llegó e instaló su radio viajera para que actuaran los más prestigiosos intelectuales y músicos, dejando gratos recuerdos; a su regreso fue amonestado por la Dirección de Frecuencias que le señaló no podía hacer de la emisora una radio itinerante.

Para 1941 a 1942 se estableció una saludable competencia entre Radio Bolívar y Radio Quito debido a la similitud de su programación. Radio Bolívar fue reconocida debido a sus radionovelas que se habían realizados y fueron retransmitidas tiempo después por otras emisoras. “Dilemas” adaptó por primera vez lo mejor de la novelística nacional, difundiendo el talento narrativo de nuestros autores.

Para 1949-1950 Radio Bolívar fue muriendo por inanición cuando Gustavo Barquea Terán era gerente y Enrique “Manito” Hurtado, director; por lo que el radioteatro terminó, pero el gerente anterior Arturo García dejó imborrables recuerdos de su caballerosidad y puntualidad en los pagos, aunque tuvo en algunas ocasiones que para cumplirlos empeñar objetos de su hogar.

En 1953 la emisora fue vendida a Gerardo Brborich. Para 1990 se anuncia en los 96.5 Kc y 102.5 FM Stéreo. Pertenece al Sistema Ecuatoriano de Radiodifusión, SER y luce como slogan: “Porque creemos en la radiodifusión”.

RADIO NARIZ DEL DIABLO
HC1GQ
32.74 m. 9.163 Kc.
65 m 4590 Kc


Perteneció a la Empresa de Ferrocarriles y tenía por nombre uno de los lugares más sorprendentes de la geografía nacional, por donde la línea férrea desciende violentamente a la Costa. Fue creada por el General Ricardo “macho” Astudillo cuando era presidente de Guayaquil and Quito Railway Co. En 1938. La emisora ferrocarrilera fue inaugurada, según Víctor Hinostrosa, en el Club de Ferroviarios situado en la calle Sucre entre Guayaquil y Venezuela. Según Oscar Guerra el primer local estuvo en Chimbacalle y posteriormente en el edificio de la empresa en la Bolívar entre Benalcázar y García Moreno. Comenzó utilizando los equipos de la empresa las noches de los lunes, miércoles y sábados bajo la dirección de Gonzalo Proaño.
Esta emisora radial era conocida por varios concursos, resaltando los concursos de baile y varios personajes de la radiodifusión, en especial de las radionovelas. Dos de sus actores más conocidos fueron Oscar Guerra, más conocido como “Sarzosa” y Evaristo Corral y Chancleta con su programa de “Estampas Quiteñas”.

Tomado de: San Felix Alvaro, "Radiodifusión en la mitad del mundo",Quito,Ecuador, Editorial Nacional, 1991, págs 30 a la 53.
Juan Carlos Flores A.